" Porqué los cabrones ríen y los honrados padecen, Porqué no puedo ser libre si no hago daño a nadie"

jueves, 22 de abril de 2010

La pared en tu camino




Cuando vas tranquilamente caminando por el sendero de la felicidad y la armonía y cuando de repente esa paz y esa calma se topa con con esa pared de piedra que te encuentras de pronto en mitad de tu camino, sabes que debes superarla para seguir caminando por ese sendero. Pero te agobias no encuentras el modo de como superar esa pared y mientars te estas agobiando te estas imaginando que te quedaras para siempre atrapado y pensarás que esa pared de te ha vencido que una roca es más dura que tú y que por lo tanto tu no puedes luchar contra ella.


Ves que una pequeña y minuscula hormiga pasa ante tí y se encamina decidida hacia esa pared. Y sin costarle ningún esfuerzo comienza a trepar por las rocas hasta que sube hasta lo más alto del todo y desaparece de tu vista. Es cuando piensas como una insignificante hormiga de forma tan sencilla ha superado lo que para tí que eres mucho más grande que una hormiga un gran obstacúlo. Algo que no te alcanza ni a la suela de tus zapatos algo que hasta podías aplastar con solo pisotear te ha dejado a tí que eres mucho más grande y mucho más fuerte, como un ser mucho más insignificante que una hormiga.


entonces piensas que no puedes quedarte allí parado sin hacer nada y te dirijes con decisión hacia esa pared intentas trepar sobre las rocas pero no lo consigues. Te desanimas y te das por vencido de nuevo.


Pero al ver que una segunda hormiga te desafía, vuelves a motivarte y animarte por seguir intentandolo se te hace muy imposible porque lo intentas una y otra vez pero siemrpe vuelves a resbalar con la misma piedra y vuelves a caer. cae la noche y decides descansar pero duermes ilusionado porque aunque no hayas conseguido pasar aquella pared lo has intentando no te has rendido y te sientes con orgullo por todo tu esfuerzo. Duermes pensando que cuando amanezca volverás a seguir intentando porque nunca pierdes la esperanza de que pasarás al otro lado. Y esa mañana te levantas y lo primero que ves es la pared te diriges de nuevo hacia ella y vuelves a intentar superarla un día más pero de nuevo fracasas. las esperanzas en esos momentos no son algo estables a veces te sientes mas capaz de pasar al otro lado y otras veces al recordar todos esos fracasos piensas que no lo vas a conseguir.


Cuando llevas todo el día intentandolo dices que será la última vez que vayas a intentarlo que si no lo consigues te quedarás allí atrapado para siempre aunque te quedes atrapado en el bosque de la amargura al no poder continuar por el sendero de la felicidad. Esta vez vas con toda la concentración del mundo. Con delicadeza eliges muy bien cada piedra donde apoyar tus pies y tus manos. Cuando ves que te has superado porque estás subiendo tan alto como nunca has subido se te escapa una sonrisa porque algo te dice que lo estás consiguiendo. cada vez con más entusiasmo y más esperanzas de conseguir tu reto le prestas más atención a que piedras escoger para apoyarte. Cuando aparece el cansacio mezclado con la satisfación ves que solo queda un escaso medio metro para alcanzar el final de aquella pared.


Vuelve el negativismo y piensas como vas a ingeniartelas para bajar, pero es cuando ves que no existe tal bajada ante tus ojos aparece la continuación de ese camino de la felicidad, y cuando ya sobre él vuelves la mirada hacia atrás contemplas a lo lejos el bosque de la amargura y como si la vista d un pajaro se tratase el precioso paisaje por el que has llegado hasta este punto. Lo que no puedes ver es la pared porque está bajo tí, no te importa asomarte para recordar lo que te costó subirla pero al poco rato olvidas y sigues adelante por tu nuevo camino de la felicidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario