" Porqué los cabrones ríen y los honrados padecen, Porqué no puedo ser libre si no hago daño a nadie"

viernes, 12 de noviembre de 2010

carta desde el más allá


“Te he visto llorar muchas veces y al verte muchas lágrimas he derramado por ti. No quiero que te sientas culpable por aquello que pasó. Tan solo era ese mi destino. Sé que me sigues queriendo tanto como el primer día. ¿Te acuerdas? Estábamos sentados el uno frente al otro y nos daba vergüenza mirarnos, esquivábamos la mirada y luego agachábamos la cabeza sonriendo.
Te encantaría que el tiempo volviese atrás a aquella época para que pudiéramos volver a vivir aquella experiencia y volver a sentir las mismas sensaciones. Pero tienes q aceptar que no podrá ser. Yo no podré volver a besarte, ni podrás tener enfrente mi mirada o mi sonrisa. Pero si que quiero que siempre lo recuerdes. Estoy segura de que nunca te olvidarás de mí pero sí que quiero que tu corazón se vuelva a abrir y que conozcas a una chica para que vuelvas a enamorar.
Mi mayor deseo es poder ver cada mañana una sonrisa de tu boca y quiero ver como te ilusionas cada día buscando la luz en tu vida. Si eso fuera así yo también podría ser plenamente feliz. Sólo tú de esa forma podrías ayudarme a conseguirlo.
Nunca pienses que me fui para siempre porque en realidad estoy a tu lado en cada momento. Nunca dudes que siempre te querré. No quise abandonarte pero cuando en la vida sigues un camino y no encuentras forma de escapar cuando ves delante de ti el final de ese camino. Me encantaría haber escapado pero no pude amor. Ahora tienes que seguir el camino de tu vida sin mí.
Cuando pienses en mí, imagíname en un lugar donde todo es perfecto y donde ser feliz y estar bien es lo normal. Recuérdame siempre con esa sonrisa que tenía tener en mi boca y recuerda mi mirada tierna. Cada vez que sonrías yo lo estaré haciendo también.
Cuando me eches de menos, quiero que imagines el momento en que nos volveremos a encontrar. También quiero que recuerdes los momentos que siempre estuvimos el uno junto al otro nuestras risas, nuestros momentos tristes, el día que entramos por primera vez a nuestra casa…
Cariño he de marcharme ya. Me esperan… Te digo que serás muy feliz y vas a volver a encontrar de nuevo el amor. Nunca te olvidaré. Sé fuerte un día volveré a estar de nuevo contigo y todo volverá a ser como antes, pero ahora disfruta de tu vida y recuerda se muy feliz y yo también lo seré. Te quiero mi amor”
-Siempre te amaré mi amor- dijo aquel chico mientras derramaba sus lágrimas sobre la lápida de su chica.
Se levantó y tras una última mirada hacia la tumba, salió de aquel cementerio. Se marchó pensando en las palabras que había escuchado en el interior de su mente. Eran las palabras de su chica que desde el más allá.



Dedicado para todas aquellas personas que no saben como salir adelante cuando pierden un ser querido. Desde aquí y con esta historia os trásmito todo el ánimo y apoyo del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario